RELACIÓN MÉDICO-PACIENTE

No cabe ninguna duda de que hoy día vivimos en la era de la comunicación.

Nos encontramos en constante contacto con los diferentes medios de comunicación y cualquiera es capaz de transmitir mensajes en cuestión de segundos a largas distancias al resto del mundo.

En el sector de la Salud, el qué se dice y cómo se dice debe ser tratado con mucha cautela y criterio por su importancia en nuestra sociedad. La salud y la comunicación están íntimamente vinculados. Una mala difusión en un medio de comunicación podría provocar un pánico generalizado sobre una falsa epidemia, o una mala comunicación entre médico y paciente puede dar lugar a un diagnóstico y tratamiento erróneo.

Si nos centramos en el último caso, es fundamental que el personal médico sanitario posea y desarrolle sus habilidades comunicacionales, ya que es considerada una de las competencias básicas en la formación médica. Además, ésta debe ser efectiva y no solo debe centrarse en saber expresarse sino también en saber escuchar. Todo ello favorecerá una mayor precisión en el acierto del diagnóstico, su tratamiento y en la construcción de una relación de apoyo al paciente. Se busca una medicina humanizada.

En cuanto al paciente actual, ha evolucionado a lo largo de los últimos años y es mucho más activo. Gracias a las Redes Sociales “tiene el poder” de la información y se preocupa por saber y aprender.

Cuando un paciente acude a una consulta es con el fin de buscar ayuda profesional para mejorar su salud, y el médico tiene el deber de atender y encontrar la mejor solución que requiera el paciente. A lo largo de su trayectoria laboral, un médico atiende aproximadamente entre 86.000 y 120.000 pacientes, por lo que es importante prestar atención en las mejoras que se puedan realizar para que dicha comunicación sea más satisfactoria para ambos.

¿Cuáles pueden ser algunas pautas para mejorar dicha comunicación?

Por parte del paciente:

1. Principal necesidad: Antes de acudir a la consulta, el paciente debe tener claro el motivo de su consulta.

2. Preguntar todas las dudas: Es necesario que el paciente pregunte todas las dudas e inquietudes y que salga de la consulta con todas ellas resueltas.

3. Sinceridad: Es más común de lo que pensamos, pero muchos pacientes mienten a sus médicos con todo lo que eso conlleva. La sinceridad por parte del paciente es fundamental.

4. Respeto: Los médicos son profesionales y como tales deben ser tratados.

Por parte del médico:

1. Empatía: No deben olvidar que al otro lado de la mesa hay otra persona que espera un diagnóstico o una solución a sus necesidades. Ponerse en el lugar del otro, entender su preocupación y mostrar su apoyo siempre son agradecidos.

2. Planificar y estructurar sus consultas: Saber qué tipo de paciente va a recibir, el trato personalizado, disponer del material y sala necesaria, etc.

3. Escuchar y atender: El médico debe atender todas las dudas del paciente de forma clara y entendible, dedicando el tiempo que sea necesario hasta que sean resueltas.

4. Confianza: Transmitir confianza y seguridad fortalece la relación médico-paciente y ayuda a conocerse mejor.

5. Interés: Los médicos deben transmitir su interés y preocupación por el bienestar del paciente.

6. Respeto: El respecto que le dedica el paciente, debe ser correspondido por el médico.

Muchas veces y aun siguiendo todos estos breves consejos, la comunicación no siempre es tan fluida y satisfactoria como se espera. Identificar qué es lo que falla es el primer paso para prestar atención y trabajar en ello. En caso de no tener afinidad entre médico y paciente, derivar a otro profesional o buscar un nuevo médico es otra alternativa a tener siempre en cuenta.

 

¿Te gustaría saber más sobre nuestro máster de Comunicación y Salud? Pincha aquí

 

Fuentes:

  • University of Maryland Medical Center
  • Medicina TV
  • Blog Salud en tu vida

Leave a comment

You must be