“En España no podemos seguir legitimando el discurso de los antivacunas”

Las vacunas son seguras y efectivas para la población. Esa es la principal conclusión que se deriva de la cuarta mesa del VIII Encuentro Global de Parlamentarios organizado por Sanitaria 2000 y que ha debatido sobre la problemática de los denominados antivacunas y su escepticismo ante la vacunación. Precisamente, la vacunación ha supuesto un proceso gracias al cual “se han podido erradicar por completo una gran variedad de enfermedades como la viruela, el sarampión, etc”.

La mesa, moderada por Ubaldo Cuesta, catedrático de Psicología Social de la Comunicación en la Universidad Complutense de Madrid, ha repasado la iniciativa europea para promover los beneficios de la vacunación, así como la posibilidad de imponer una vacunación obligatoria para la población. Todo esto englobado en la idea de que el personal sanitario debe ser el principal encargado de trasmitir la seguridad y la importancia de las vacunas en la salud de la población.

Principales reflexiones de los ponentes en la mesa: El desafío de los antivacunas y los escépticos.

“La importancia del profesional de la salud para convencer al paciente del uso de las vacunas es primordial. El pediatra, en su contacto con padres y madres, es el que debe de trasmitir esa seguridad y cuidar para que los menores se vacunen”, defiende Ignacio López Goñi, catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra. Su alegato responde a los mensajes alarmistas que lanzan “algunos famosetes” en redes sociales y medios de comunicación. Algunos de ellos de entidad pública.

Cinturón de seguridad

“Las vacunas salvan vidas. Mucha gente piensa que por el simple hecho de vacunarnos de enfermedades que no vemos, estas ya no existen. Ahí está la clave, esas enfermedades no existen porque hemos logrado erradicarlas gracias a las vacunas. Evitar que vuelvan a florecer es el objetivo de todos”, explica López Goñi.

El catedrático en Microbiología recuerda que la decisión de una única persona de no vacunarse pone en riesgo al resto de la población, puesto que “las vacunas lo que hacen es cortar la cadena de trasmisión de la enfermedad y se protege a la población. Hay personas que no pueden ser vacunadas y la única forma de protegerlos es mediante la vacunación del resto de la población”.

Por su parte, Julio Torrado, vocal del PSOE en la Comisión de Sanidad, Política Social y Empleo en el Parlamento de Galicia, ha defendido la “valía” de las vacunas “como la mejor herramienta para combatir enfermedades”.

Problema Social

“Nuestro problema no es con los antivacunas. El verdadero problema con el que tenemos que lidiar es con esa pequeña cantidad de niños que no se vacunan por pertenecer a determinadas clases marginadas a las que las vacunas no llegan. Ese ese el debate real. Ese problema existe y provocan que muchas poblaciones no puedan ser vacunadas”, ha explicado Torrado, que recalca: “En España no hay grandes problemas con los antivacunas. El problema está en darles legitimidad a sus debates. No podemos seguir legitimando el discurso de los antivacunas”.

López, Torrado, Barrio y Álvarez.

Precisamente los antivacunas y sus argumentos “han sido sistemáticamente neutralizados por la evidencia médica”. Este es el pensamiento que ha defendido Carmelo Barrio, secretario de la Comisión de Salud en el Parlamento Vasco, que ha incidido en el peligro de las personas que deciden no vacunarse o no vacunar a sus hijos.

“Esas personas conducen en dirección contraria y ponen en peligro a la salud pública. Hoy en días todas las personas están sobreinformadas. El Problema está en aquellas que están sobre mal informadas”, ha explicado Barrio.

Page 1 of 2 | Next page